La factura electrónica cada vez tiene más fuerza. Su uso llegó casi al 100% de cobertura en los negocios. Pero además porque es tan tangible que se puede llegar a transar en un mercado de facturas. Pero todo depende de la certeza que tenga de que efectivamente se va a pagar.

Que un cliente "acepte" explícitamente que recibió una factura, significa también de que se obliga a pagarla. Y, en caso contrario (la rechaza), que no va a pagarla porque, por ejemplo, no recibió el servicio o mercancía que estaba pactado.

Esta aceptación explícita no la hacen muchas empresas, pocas en realidad saben que tienen que hacerlo y en algunos casos, se hace a propósito para no obligarse a pagar una factura en un tiempo determinado.

Y la propuesta desde el SII para este problema es que haya una aceptación automática de una factura luego de 8 días de emitida. 

Hay que tener algunas consideraciones si es una factura por pagar o por cobrar.

Si es una factura por pagar

Cualquier empresa puede emitirte una factura, trabajes con ella o no. Por lo tanto es importante tener un control de lo que se te está facturando, porque si pasan 8 días de una factura que tu nunca pediste, estás obligado a pagarla. 

¿Dónde se acepta? 

Primero debes saber con qué facturador trabajas. Si facturas a través del sistema gratuito del SII, aquí hay una guía que te muestra cómo hacerlo. Si no es el SII, pídele a tu facturador que te muestre dónde ver las facturas por aceptar o rechazar y comienza a tener el control.

Si es una factura por cobrar

Con una factura aceptada, tu cliente se obliga a pagarla. Eso significa que tienes certeza para llevarla a un factoring o financiamiento colectivo de facturas y adelantar el pago con una tasa que debe ser mucho más baja que antes (porque hay certeza del pago, no así del plazo). Debes exigir que el precio por riesgo sea menor.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!