¿Qué es un ingreso recurrente?

Los ingresos recurrentes, independiente de su origen, se caracterizan por su constancia en el tiempo. Están asociados a negocios por suscripción, donde un cliente se suscribe a un servicio de manera mensual a un precio definido. Netfix podría ser un ejemplo de un ingreso (gasto para uno) recurrente.

¿Para qué sirve analizar estos ingresos?

Su análisis es relevante ya que nos permite entender un flujo de ingresos constantes y acumulativos en el tiempo. Pero lo que se analiza mes a mes no es necesariamente cuánto ingreso recurrente tiene una empresa, sino que cuánto es su crecimiento (o decrecimiento).

Para esto existen categorías de ingreso:

Ingreso Nuevo: Es un cliente nuevo, el mes anterior no estaba y este mes sí está.
Ingreso en Expansión: Es un cliente que ya estaba, pagaba mensualmente 100 y hoy paga 110 ya que se vendió algo extra (upsell).
Ingreso en Contracción: Igual que en la expansión, pero este cliente decidió contratar menos servicios este mes, pagando en vez de 100, 90.
Ingreso en Reactivación: Es un cliente que estuvo activo y decidió dejar el servicio. Tiempo después decidió contratarlo nuevamente.
Churn: O tasa de cancelación de clientes. Un cliente decidió no seguir con el servicio. Churn es su término en inglés.
Ingresos Recurrentes: Ingreso constante en el tiempo.
Ingresos No Recurrentes: Es un ingreso spot, algo que se facturó una sola vez y no tendrá constancia en el tiempo.

Tu crecimiento estará dado por la suma de: lo Nuevo + Reactivación + Expansión menos la suma de la Contracción y el Churn. 

Crecimiento = Nuevo + Reactivación + Expansión - Contracción - Churn.

Y se puede medir en número de clientes o en montos de facturación.

Si quieres saber cómo activar estas opciones de recurrencia en Clay, puedes leer este artículo.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!