Leer "Activar Opciones de Recurrencia".

Primero definamos que es un ingreso recurrente.

Los ingresos recurrentes, independiente de su origen, se caracterizan por su constancia en el tiempo. Está asociado a negocios por suscripción, donde un cliente se suscribe a un servicio de manera mensual a un precio definido. Netfix podría ser un ejemplo de un ingreso (gasto para uno) recurrente.

Su análisis es relevante ya que nos permite entender un flujo de ingresos constantes y acumulativos en el tiempo. Pero lo que se analiza mes a mes no es necesariamente cuánto ingreso recurrente tiene una empresa, sino que cuánto es su crecimiento (o decrecimiento).

Para esto existen categorías de ingreso:

Ingreso Nuevo: es un cliente nuevo, el mes anterior no estaba y este mes sí está.
Ingreso en Expansión: es un cliente que ya estaba, pagaba mensualmente 100 y hoy paga 110 ya que se vendió algo extra (upsell).
Ingreso en Contracción: igual que en la expansión, pero este cliente decidió contratar menos servicios este mes, pagando en vez de 100, 90.
Ingreso en Reactivación: es un cliente que estuvo activo y decidió dejar el servicio. Tiempo después decidió contratarlo nuevamente.
Churn: o tasa de cancelación de clientes. Un cliente decidió no seguir con el servicio. Churn es su término en inglés.
Ingresos Recurrentes: ingreso constante en el tiempo.
Ingresos No Recurrentes: es un ingreso spot, algo que se facturó una sola vez y no tendrá constancia en el tiempo.

Tu crecimiento estará dado por la suma de lo Nuevo + Reactivación + Expansión menos la suma de la Contracción y el Churn. 

Crecimiento = Nuevo + Reactivación + Expansión - Contracción - Churn.

Y se puede medir en número de clientes o en montos de facturación.

Para activar las funciones de recurrencia en Clay puedes leer el artículo "[Activar Opciones de Recurrencia](https://ayuda.clay.cl/gestion-del-negocio/activar-opciones-de-recurrencia)".
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!